Libros para los que dicen no tener tiempo para leer V

A.M. 

Paseaba por la Feria del Libro de Madrid en busca y captura de aquellos libros que durante el año me habían llamado la atención pero me había parecido un despropósito llevarme –teniendo en cuenta la montaña que es ahora mi mesilla– cuando paré en la caseta de Malpaso y Libros del Lince. Pregunté por la que sería mi nueva adquisición y, de pronto, ahí estaba él. No aparecía en mi lista. No pensaba llevármelo. No podía gastar más.

No debía pero quería. No quería pero debía.

El antilibro, un sugerente título, la ilustradora estaba firmando ejemplares y, además, me querían regalar una bolsa con la que el postureo veraniego estaba asegurado.

Descripción gráfica:

IMG_2046

Cool people read cool books

Fue inevitable. Tuve que llevármelo. Y me alegro porque 20 buenísimas razones para no leer nunca más es un manifiesto divertido, con un gran sentido del humor, que se declara en contra de la lectura tachando el “lo” de la clásica broma de colegio “Tonto el que lo lea”.

“Los lectores se vuelven pedantes”, “leer aísla del mundo”, “leer es perjudicial para las mujeres”, “los lectores se entristecen” son algunos de los capítulos de este libro que –como bien sugiere Manuel Rivas– creo que habría que distribuir gratuitamente.

Para producir el efecto contrario: gente sacando los bikinis de la maleta porque no le caben los libros.

$photoName

Esta semana leía en GQ que leemos menos que los ingleses porque los libros que les recomiendan o mandan en el colegio son más divertidos. Estoy absolutamente de acuerdo. No recuerdo que El árbol de la ciencia o El sombrero de tres picos me tuvieran toda la noche en vela, a diferencia de cómo sí produjeron un efecto en mí Las Brujas o Harry Potter. Entiendo que Poema de Mío Cid y Don Álvaro o la fuerza del sino tienen que pasar en algún momento por nuestras manos, que son importantes, pero es evidente que son libros con los que es difícil enganchar a un niño/adolescente y conseguir que se entusiasme. Conseguir que se le encienda la bombilla, comente con sus amigos por dónde van ellos y lo termine con pena pero con ganas de lo que vendrá después. A eso me refiero.

Aprovechando el verano, os traigo hoy unos libros para los que dicen “no tener tiempo para leer” esperando nada más que eso: que tengan tiempo.

  1. Bartleby, el escribiente. Herman Melville

Resulta curioso como justo los meses previos a encontrar este libro había oído y leído tantas veces la cita “preferiría no hacerlo”. Casi tantas como las manidas variaciones de “es la economía, estúpido”. Me alegré al descubrir que salía de la boca de Bartleby, el escribiente, el protagonista del célebre relato homónimo de Herman Melville, el autor de Moby Dick. Lo encontraréis en varias ediciones, yo os recomiendo la de José J. De Olañeta porque seguro (SEGURO) os lleváis más de un libro de esta colección, Centellas. Cuando los veáis, entenderéis por qué.

3400382.__grande__

2. Instrumental. James Rhodes

Me gusta cómo la escritura puede curar. El alivio que da compartir y soltarlo todo. Esto ocurre en Instrumental, las memorias del pianista James Rhodes publicadas por Blackie Books. Rhodes fue violado a los seis años lo que le provocó fuertes trastornos que aun hoy tiene y que supera día a día gracias a su familia, los que le rodean y ayudan y una pasión. En pocas palabras, este libro habla de amor, solidaridad y música clásica. Unas confesiones duras pero a la vez esperanzadoras que invitan a escuchar a Bach y a Mozart, entre otros, (hay una lista en Spotify para escuchar a la vez que lees) y a creer en la vida por muy chunga que a veces esta se ponga.

instrumental-james-rhodes-1447406472995

  1. La lucecita. Antonio Moresco

Me recomendaron esta breve novela del italiano Antonio Moresco en la madrileña Nakama Lib. La definieron como “metafísica”. Yo añadiría: misteriosa, intrigante, perfecta en su longitud y en su lenguaje casi poético y con un ritmo que invita a seguir leyendo. El protagonista vive solo en una casa de un remoto pueblo deshabitado. Está dispuesto a desaparecer pero cada noche, desde su ventana, ve una lucecita que le lleva a romper su aislamiento y a recorrer el bosque para averiguar cuál es su origen. Y no digo más.

78b1ac2b74e0aafbf496623cd51f7483cf4fb829

4. Peggy Guggenheim. El escándalo de la modernidad. Francine Prose

No hay nada como encontrar tu proyecto vital y dirigirte hacía él a toda mecha con sus buenos más que malos, que también, momentos. No sé si me hubiera gustado conocerla en persona pues era mucho más de hombres que de amigas pero la vida de Peggy Guggenheim me ha parecido fascinante. Siempre rodeada de gente tan interesante como ella: una de las mayores coleccionistas de arte moderno que promocionó en su galería y que hoy sigue desde el más allá homenajeando en su museo veneciano. La biografía de Francine Prose nos demuestra que Peggy no era tan tonta como se lo hacía o tan despreocupada y superficial como parecía. Conocía muy bien su cometido y se comprometía. Quería ser –y fue– una de las grandes mecenas del siglo XX.

peggy-guggenheim-el-escandalo-de-la-modernidad

Biografías o relatos. Todos cortos y entretenidos. Con los que encontrar tiempo o mejor…

20 buenísimas razones para no dejar de leer nunca.

a97b2c3a411db8e8dfc1ebcf92f61012

Os espero en Twitter para comentar.

 

 

 

Anuncios

2 Respuestas a “Libros para los que dicen no tener tiempo para leer V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s