Amor platónico

A.F.F-F.

Moreno con buen pelo y grandes patillas, se ha hecho a sí mismo. Siempre va más allá. Formado. Inquieto. La frase perfecta en el momento adecuado. Resolutivo y polivalente. Arriesgado pero consciente. Soñador con los pies en la tierra. Espíritu deportivo con y sin zapatillas. Actitud por bandera. Leído pero no pedante, se convirtió definitivamente en mi amor platónico con una pregunta: “¿Hablamos de libros?

Cada vez me gustan más los libros. En papel, por favor.

Leer es conocer. Conocer de la mano de François Olislaeger a Marcel Duchamp a través de la original edición de Turner. O a Phil Knight en Shoe Dog, la autobiografía del fundador de Nike que consigue que sueñes despierto hasta quedarte dormido.

marcel-duchamp-3

Marcel Duchamp. Un juego entre mí y yo, François Olislaeger.

Leer es descubrir. Entender por fin el ciclismo con Ocaña, “la novela de una vida para una vida de novela” escrita por Carlos Arribas. Leer es enamorarse. Del capitán Alatriste, de Teodoro Palacios

Leer es refrescar los idiomas con clásicos como Les Trois Mousquetaires de Dumas, y The Catcher in the Rye de Salinger. O con best seller. Disfrutar con Joël Dicker, La vérité sur l’ affaire Harry Quebert y  Le livre des Baltimore; y sin embargo defraudarse con The girl on the train de Paula Hawkins.

Leer es viajar. Trasladarse a la Barcelona del siglo XIV con Ildefonso Falcones y su Catedral del Mar o a Siria con el periodista Antonio Pampliega mediante el relato de sus diez meses secuestrado por Al Qaeda, En la oscuridad.

978841696815.JPG

Edición ilustrada de Poeta en Nueva York.

Pero leer también es compartir. Intercambiar con Ana lecturas inspiradoras y motivacionales como El pequeño libro de la superación personal. Comentar con Carlota qué nos traemos entre manos. Agradecer a Gómez grandes recomendaciones como Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena. Repasar las dedicatorias de Odilia. Ir con mi padre y el perro a desayunar al Parque del Retiro para después pasar por la Feria del Libro a por El jinete del silencio de Gonzalo Giner y comprar de rebote una edición brutal de Poeta en Nueva York ilustrada por Fernando Vicente. Cuadrar con Leto y con Ali un día para ir de librerías: pedir un vino en Tipos Infames, tomar algo en La Central y conocer las desconocidas. Por cierto Cacu, ¿cuál es la librería del dinosaurio…?

Brindo por que todas las noches acaben en buena compañía.

nice things tumblr_koyrf59Qnt1qzy5cxo1_500.jpg

Anuncios

2 Respuestas a “Amor platónico

  1. ENHORABUENA por este reportaje, que no solo te hace mas culto ,sino que te induce a leer , dandote las pautas a seguir , las obras que merecen la pena y que estan en el mercado de libros .MIL GRACIAS.

  2. Me gustan tus comentarios acertados y sentidos, que abre tu vida interior y sentimientos, ….en esta ocasión a traves de los libros.
    Que suerte los que contigo comparten esos comentarios, esas recomendaciones, los paseos por el Retiro, cuadrar la visita, y hasta buscar esas librerías desconocidas de lugares perdidos….
    Igual solo existen en la recreación de su mente…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s